viernes, 5 de febrero de 2016

Reseña: Amy y Roger.

¡Hola!
Enero ya se ha ido, así que les traigo la reseña del último libro que leí este mes.

Sinopsis y datos generales:


Título: Amy y Roger. 5000 kilómetros para enamorarse.
Título original: Amy & Roger's Epic detour.
Autora: Morgan Matson.
Número de páginas: 396.

Sinopsis:

Para encontrar el verdadero camino, a veces tienes que perderte…

Amy no quiere que llegue el verano. Su madre ha decido mudarse al otro extremo de los Estados Unidos, y ahora Amy tiene que llevar el coche de California a Connecticut. El problema es que, desde la muerte de su padre en un accidente de tráfico, no se siente capaz de ponerse al volante. Y aquí entra Roger, un amigo de la infancia que también debe viajar al otro lado del país, y que carga con sus propios problemas.

A medida que avanzan, ambos descubrirán que las personas que menos esperas pueden convertirse en las más importantes y que a veces es necesario dar algunos rodeos para llegar a casa.





Mi opinión.

Amy y Roger, 5000 kilómetros para enamorarse. Que el título no los engañe. Efectivamente, nos encontramos frente a una historia de amor juvenil, sin embargo no es precisamente en esto en lo que se centra la historia. Es más bien... en un viaje.

Amy Curry debe viajar a Connecticut, lugar al que su madre se mudo hace un mes para iniciar una nueva vida, después de que un terrible accidente alterara el rumbo de las cosas. Al llegar el verano, Amy debe abandonar por completo su hogar en California, y encontrarse con su mamá. Pero, hay dos pequeños inconvenientes; la chica no desea irse, ha estado durante un mes sola, pero no puede imaginar cómo será tener que convivir con su familia sintiéndose culpable por la muerte de su padre. Y, por otro lado, debe volver en auto, y Amy, desde el accidente se niega a conducir. Es entonces cuando aparece Roger Sullivan, un chico de universidad, y un antiguo amigo de infancia al que ni siquiera recuerda. Roger lleva la misma ruta, con la excepción de que su parada se encuentra en Filadelfia, donde visitará a su padre durante las vacaciones. Cuentan con una ruta trazada al detalle por su mamá, sin embargo, de último momento deciden tomar un desvío. Nos encontramos entonces, con el inicio de una aventura que promete ser inolvidable.

Personalmente este libro me ha encantado, porque se basa en aquella ideología del: Perderse para encontrarse. La historia nos presenta a Amy, una chica promedio americana, con sueños de ser actriz, que ama los musicales, que tiene una familia unida y casi perfecta, pero, de un segundo a otro todo eso cambia. Ella y su papá se encuentran envueltos en un accidente de coche, su hermano gemelo Charlie se enfrenta a problemas con las drogas y debe tomar rehabilitación, y su mamá parece apartarse de ella y dejarla sola. A través de las páginas, vamos conociendo a dos Amys totalmente distintas, la del pasado que solía ser alegre y estar llena de vida, y la del presente que no sabe ni siquiera hacia donde quiere dirigir su vida.

Esto ha sido otra de las cosas que me han gustado de este libro, que mediante algunos capítulos, te cuenta un poco del pasado, y cómo era la vida de Amy antes del accidente. Y tengo un gusto especial por esta forma de narración que alterna pasado y presente.

Además tenemos en nuestras manos un diario de viaje, pues entre las páginas de este libro no solo encontramos una historia sino también recuerdos: notas de los estados que visitan, pequeñas postales, y los tickets de los lugares donde se detienen a comer. E incluso, nos muestran las playlist que los acompañan. Todo esto hace que te sientas parte del viaje, visitas los estados con ellos, conoces a la misma gente increíble y llena de cultura nueva. Vivimos junto a ellos la experiencia.

Es una historia sin muchas complicaciones en cuanto a la relación de los chicos, y nos centramos en Amy la mayor parte del tiempo, aunque también conocemos los conflictos de Roger, así como la forma en la que se enfrentan a sus propios traumas personales, a sus miedos, y a todo eso que no están seguros de hacer. A Amy la vemos crecer y madurar, y la vemos aprender a sobrellevar un suceso que fue inevitable.

También como dije antes, conocemos gente maravillosa. Son personajes con los que solo nos encontramos un rato, pero que han sabido enamorarme. Bronwyn por ejemplo, me pareció una muy buen amiga, a pesar de ser un poco demasiado confianzuda, y entusiasta, que no suelen gustarme mucho esas características. Y, algo que tengo que admitir, suelo preferir siempre al tercero en discordia, y quizás esta no haya sido la excepción porque de verdad me gustó Lucien, el hermano de la novia de Roger. Sin embargo, Roger, fue un personaje masculino que me gustó, porque no es el típico de las novelas juveniles, tiene un lado más realista.

El final fue otra de las cosas que hay que resaltar de este libro. No fue un final fantasioso, ni un "y fueron felices para siempre", fue un final que fácilmente podría suceder en la vida real.

Tal vez, solo habría una cosa que yo hubiese querido:  Que la relación de Amy con su mamá, y con su mejor amiga se afianzara con un diálogo que expresara cómo se sentían las partes.

Sin duda Amy y Roger me ha gustado muchísimo, y se quedará en mi lista de favoritos. Además, ¿quién no desearía viajar en auto, conociendo lugares, y a la vez, conociéndose a sí mismo?

La verdad me gustó tanto, que no logro decir todo lo que debo sobre él, hay mucho que se me escapa.

Mi puntuación:
      
4/5

Nos leemos pronto ;)



4 comentarios:

  1. Escuché muchas criticas mala sobre este libro, que nosé muy bien que pensar de él.
    Aunque me de curiosidad por leerló, vere si lo hago.
    Saludos Fá!♡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad a mí me gustó muchísimo. Pero para los gustos se crearon los colores :p así que a ver que te parece a ti.
      Un saludo Agus!

      Eliminar
  2. Este libro no termina de llamarme por alguna razón...
    De todas formas gracias por tu reseña... Saludos...

    ResponderEliminar